Triunfar en un nuevo cargo requiere una combinación de habilidades y actitudes en un proceso continuo en el que debe estar dispuesto a aprender, adaptarse y evolucionar.

Una transición de cargo, ya sea por un ascenso o un cambio de organización, es un momento emocionante, lleno de adrenalina y de oportunidades. Sin embargo, también puede ser un desafío enfrentarse a nuevas responsabilidades y expectativas, sobre todo en entornos hipercolaborativos, donde la habilidad de comunicarse eficazmente le ayudará a alcanzar el máximo potencial.

Es importante recordar que la comunicación no solamente se realiza a través del habla, sino también de la escucha, la lectura y la escritura. Por tanto, desarrollar estos aspectos clave puede hacer la diferencia.

  1. Escuchar activamente.

Cuando se asume un nuevo cargo es fundamental estar dispuesto a escuchar con mentalidad abierta. Si está en una nueva organización, aproveche los primeros días y semanas para conversar con su equipo, comprender la cultura organizacional y absorber toda la información disponible. Sobre todo, demuestre humildad e interés en aprender de sus colegas. La capacidad de escuchar activamente le permitirá identificar oportunidades de mejora y construir relaciones sólidas.

  1. Establecer metas claras y comunicarlas.

Una vez que haya asumido su nuevo cargo, es crucial tener una visión clara de lo que quiere lograr y establecer cómo medirá su progreso a lo largo del tiempo. Para ello, conviene que desglose sus metas en objetivos más pequeños y establezca plazos realistas. Comunique estas metas a su equipo y trabaje con ellos en un plan de acción claro. Esto le ayudará a mantener la motivación tanto para sí mismo como para su equipo.

  1. Desarrollar habilidades blandas, principalmente la comunicación.

En cualquier situación de trabajo, más aún en un nuevo cargo de dirección, las soft skills son fundamentales. Trabaje en sus habilidades de comunicación, delegación, toma de decisiones y resolución de problemas. Conozca a cada uno de los miembros de su equipo: esto le permitirá saber exactamente cómo motivarlos de manera individual y colectiva, reconociendo sus fortalezas y brindándoles oportunidades de crecimiento y desarrollo. Fomente la confianza, la transparencia y la honestidad. No tema interactuar con ellos en contextos informales: esto aumentará su credibilidad, empatía y liderazgo, bases de la comunicación eficaz.

  1. Realizar networking interno y externo.

Establecer y mantener conexiones sólidas dentro y fuera de la organización puede ser de gran beneficio para su éxito en el nuevo puesto, y para ello la buena comunicación es fundamental. Internamente, busque oportunidades para interactuar con otros líderes y departamentos en la empresa, lo cual le permitirá comprender mejor la estructura organizativa y fomentar colaboraciones y sinergias entre equipos. Externamente, participe en eventos y conferencias relevantes de su industria y establezca contactos con otros líderes y profesionales. No descuide su perfil de LinkedIn y aproveche esa red social para escribir artículos que sean de interés para su sector. Esto le brindará oportunidades de dar a conocer su experiencia y conseguir posibles alianzas estratégicas.

  1. Transmita optimismo, adaptabilidad y resiliencia.

La adaptabilidad y la resiliencia son cualidades cruciales para superar obstáculos y mantener la calma en momentos de cambio y presión. Comunique a su equipo que está consciente de que habrá ajustes y también errores, pero que todo esto será aprendizaje para crecer y mejorar juntos. Desarrolle una mentalidad positiva y sea un líder optimista que, en medio de cualquier situación, siempre encuentra algo bueno para rescatar.

Triunfar en un nuevo cargo requiere la combinación de habilidades y actitudes en un proceso continuo en el que debe estar dispuesto a aprender, adaptarse y evolucionar. Y en esto, la comunicación fluida, eficaz y convincente conseguirá un desempeño que agregue valor a la empresa, a su equipo y a usted.

LA AUTORA

Patricia León González es máster en Dirección de Empresas por el IDE Business School y licenciada en Sistemas de Información por la Escuela Superior Politécnica del Litoral. Su trayectoria profesional se ha desarrollado en el sector bancario y educativo. Es directora de Desarrollo Institucional del IDE Business School y editora general de Revista Perspectiva.