Hoy, la banca privada tiene 43 126 puntos distribuidos estratégicamente en los 221 cantones del país.

En Ecuador, la cartera de crédito alcanzó los USD 39 027 millones en febrero de 2023, un incremento anual del 13,6 %. El crédito representa un pilar fundamental para impulsar el dinamismo económico de las empresas y familias.

Pero la inclusión financiera no solo viene por el acceso al crédito y, por ende, su crecimiento. Una dimensión muy importante es la cobertura geográfica de los servicios a todos los rincones del país, a través de los puntos de atención como oficinas, Corresponsales No Bancarios (CNB) y cajeros automáticos (ATM).

Todas estas cifras están disponibles en el Mapa de Inclusión, el nuevo portal digital de información de la Asociación de Bancos Privados del Ecuador (Asobanca).

De acuerdo con los datos que contiene el Mapa de Inclusión, en el país se registran 43 126 puntos de atención bancarios, con corte a febrero de 2023, un incremento anual del 22 % (7681 puntos de atención más), lo que evidencia el esfuerzo de los bancos para acercarse a la población del todo el país y trabajar por incrementar el bienestar financiero de los ecuatorianos. De hecho, esta cifra ubica al sistema bancario ecuatoriano como el quinto país, de 12 de la región, con mayor cantidad de puntos de atención considerando el tamaño de la población.

Así, los puntos de atención son una de las formas de cómo los bancos acercan los servicios y productos formales a todo el país (221 cantones), especialmente a las zonas rurales donde habitan más de 5,8 millones de ecuatorianos a febrero de 2023, según el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC). Este acceso reduce las brechas de exclusión financiera, lo que, además, evita el uso del chulco como método —injusto, muy peligroso y extremadamente caro— de financiamiento.

Del total de puntos de atención, el 86 % (37 064) son corresponsales no bancarios, mientras que 1227 son oficinas y 4835 son cajeros automáticos, según el portal Mapa de Inclusión.

Si se analiza por provincia, Guayas lidera la lista con 11 306 puntos de atención, el equivalente al 26 % del total. Le siguen Pichincha, con el 22 % (9397) y Manabí, con el 8 % (3493 puntos de atención). A nivel cantonal, Quito, Guayaquil y Santo Domingo lideran la lista con los mayores números de oficinas, corresponsales no bancarios y cajeros automáticos.

La mejor forma de determinar la cobertura de los puntos de atención es poniéndolo en relación con cada 100 000 habitantes de un determinado cantón. Así, el Mapa de Inclusión señala que el cantón azuayo de Santa Isabel tiene más puntos de atención por cada 100 000 habitantes: 3460. Le sigue Arenillas con 3065 y Pimampiro con 1857 puntos de atención por cada 100 000 habitantes (ver cuadro de puntos de atención por provincia en versión descargable del artículo).

Puntos de atención: 86 % son CNB

Desde su incursión en Ecuador hace 15 años, los Corresponsales No Bancarios (CNB) han permitido que las entidades financieras presten sus servicios a través de terceros, como tiendas, bazares, farmacias, entre otros, los cuales están conectados a la entidad mediante sistemas de transmisión de datos, previamente autorizados por el organismo de control. Estos CNB fueron clave durante el impacto de la pandemia del coronavirus en 2020, porque, ante las limitaciones de movilidad, los corresponsales permitieron a las personas acceder a los servicios bancarios sin la necesidad de recorrer grandes distancias.

A través de los CNB, los clientes de la banca pueden, entre otras cosas, realizar depósitos, efectuar retiros, pagar servicios, y otra serie de transferencias bancarias.

El dueño de la tienda, del bazar o de la farmacia también se beneficia por prestar este servicio bancario. Las entidades bancarias reconocen que ser un corresponsal no bancario permite ganar clientes, fidelizarlos y prestar un servicio adicional en el local; también permite incrementar las ventas, aumentar la imagen, presencia y la reputación del negocio o emprendimiento, lo que convierte al emprendedor o dueño del negocio en un “líder” de esa zona.

De acuerdo con el Mapa de Inclusión, el 86 % de los puntos de atención de los bancos privados en el país son CNB y son los servicios financieros que más han crecido en Ecuador. Según el Mapa de Inclusión, el número de CNB alcanzó los de 37 064 en febrero de 2023, lo que representa un incremento de 7652 corresponsales si se compara con febrero de 2022 (26 % de aumento).

Estos datos demuestran que la banca privada tiene entre sus prioridades mantenerse cercana a sus clientes e impulsar una mayor inclusión financiera.

Oficinas y cajeros automáticos son importantes

Las oficinas bancarias y los cajeros automáticos son un punto de acceso fundamental a los servicios bancarios por parte de sus clientes, pese a la proliferación de la banca móvil y en línea.

Es así como en el país existen 1227 oficinas bancarias a febrero de 2023. De ese total, la mayoría se concentra en tres provincias: Guayas (330), Pichincha (287) y Azuay (86). Estas tres provincias agrupan el 57 % del total de las oficinas que existen en Ecuador.

Un estudio de BBVA denominado “El futuro de las sucursales” determinó que las agencias bancarias desempeñan un papel importante en la cadena de valor de la banca porque, entre otras cosas, “permiten la recaudación de depósitos y llevan a cabo determinadas concesiones de préstamos y prestaciones de servicios”.

El estudio muestra que “la comodidad, es decir, la distancia que hay hasta una sucursal, es un factor relevante para explicar la elección de un proveedor de servicios financieros determinado por parte de los clientes”.

Mientras que los cajeros automáticos también facilitan la inclusión financiera porque permiten el acceso a liquidez las 24 horas al día, los siete días a la semana. En 1979, la banca ecuatoriana instaló el primer cajero automático en el país. En su momento fue el primero en línea en Sudamérica. 44 años después (a febrero de 2023), en Ecuador existen 4835 cajeros automáticos, los cuales tienen los mayores estándares internacionales de seguridad.

Pese al cambio de tendencia hacia lo digital, aún predomina el uso de cajeros automáticos. Eso quedó revelado en el estudio “El Avance de la Banca Digital” (Asobanca, 2022), que determinó que el número de transacciones bancarias mediante cajeros automáticos alcanzó los 150 millones en 2021, una recuperación de 23,5 % con 2020. Además, por este canal se transaccionaron USD 17 662 millones en 2021, un crecimiento anual del 19 %.

La utilización de cajeros automáticos implica utilizar efectivo, que, en una economía dolarizada, no solo tiene un costo mayor, sino que genera ineficiencias de costos para los usuarios y conlleva desafíos en materia de seguridad.

“Es importante aprovechar el nuevo contexto financiero para capacitar y fomentar el empleo de medios de pagos digitales que permitan una mayor inclusión financiera. Al mismo tiempo, el desincentivo de canales por los cuales se use mayor efectivo es clave para impulsar mayor seguridad, agilidad, menores costos y eficiencia para los usuarios”, recomendaba el estudio “El Avance de la Banca Digital”.

EL AUTOR

Wilmer Torres Peña es licenciado en Comunicación Social por la Universidad Politécnica Salesiana. Tiene una maestría en Comunicación y Marketing Político por la UNIR. Tiene más de 10 años de experiencia en periodismo y relaciones públicas. Ha trabajado en medios como Hoy, El Telégrafo y Primicias. Actualmente es especialista en gestión de contenido en la Asociación de Bancos Privados del Ecuador (Asobanca).