Contar con una gestión de flujo de caja es esencial para cualquier negocio, ya que permite llevar un control financiero de las entradas y salidas de dinero en tiempo real.

¿Ha imaginado qué pasaría si una empresa enfrenta una crisis económica y no tiene un adecuado manejo del flujo de caja? ¿Cómo afrontaría los imprevistos, cumpliría con sus compromisos y se mantendría a flote en un entorno de incertidumbre y escasez financiera?

En un mundo caracterizado por la volatilidad, incertidumbre, complejidad y ambigüedad (VUCA, por sus siglas en inglés), y en un entorno cada vez más singularizado por la digitalización en la cual se vuelve quebradizo, seres humanos con ansiedad, no-linealidad e incomprensible (BANI, por sus siglas en inglés), la gestión de la liquidez se ha vuelto más importante que nunca para los empresarios. Por ello, hoy es relevante que todo buen directivo se mantenga actualizado en estos conocimientos de management.

Los empresarios exitosos ante esta situación han comenzado a fomentar una cultura de gestión de riesgos sólida y proactiva, por medio de la identificación y evaluación de los riesgos en todos los ámbitos de la empresa, desde los operativos hasta los financieros y estratégicos. Las empresas deben ser capaces de anticipar los riesgos y de tomar medidas preventivas para mitigarlos antes de que se conviertan en problemas reales.

Por ende, contar con una gestión del flujo de caja es esencial para cualquier negocio, ya que permite llevar un control financiero de las entradas y salidas de dinero en tiempo real. Los beneficios reales de contar con un flujo de caja son diversos, pero algunos de los más relevantes son: la capacidad de prever y planificar los gastos futuros, tener una visión clara del estado financiero de la empresa, toma de decisiones sobre la base de inversiones y financiamiento, anticiparse a problemas de liquidez y reducir los riesgos financieros. Además, el flujo de caja permite identificar oportunidades de crecimiento y optimizar la gestión del capital de trabajo, garantizando la estabilidad y el crecimiento a largo plazo de cualquier negocio.

A pesar de que muchas empresas tienen conocimiento de la importancia del manejo del flujo de caja y la gestión anticipada de sus finanzas, con frecuencia se ven envueltas en el torbellino del día a día. Las demandas del mercado y la necesidad de cumplir con los plazos y objetivos operativos pueden distraer la atención de la gestión financiera adecuada. Además, el entorno empresarial suele ser impredecible y muchas empresas pueden verse sorprendidas por situaciones económicas desfavorables, lo que pone a prueba su capacidad para mantener un flujo de caja saludable.

De acuerdo con estadísticas levantadas en clase con alumnos empresarios y de mi experiencia con fundadores en sus organizaciones durante los últimos años, he podido observar que 8 de cada 10 empresarios, al conocer más a profundidad sobre este tema, ven la necesidad de implementar una correcta Gestión del Flujo de Caja en su negocio. Quienes lo han logrado, obtienen los siguientes beneficios:

  1. Disponer de información oportuna para la toma de decisiones. El flujo de caja proporciona información actualizada y precisa sobre el estado financiero de la empresa. Al analizar los ingresos y gastos de manera detallada, se pueden tomar decisiones oportunas y fundamentadas en información para mejorar la salud económica del negocio.
  2. Reducir el riesgo de tomar decisiones con información del panorama incompleto. Sin un flujo de caja, es fácil tomar decisiones basadas en suposiciones, por consiguiente, estas decisiones pueden tener consecuencias financieras graves. Tener un flujo de caja confiable reduce el riesgo de tomar decisiones equivocadas.
  3. Contar con un orden para definir las prioridades correctas y hacer una programación de pagos idónea. Un flujo de caja detallado también permite a los gerentes definir prioridades y programar los pagos de manera efectiva. Al mapear en el flujo de caja la fecha de vencimiento de cada pago y la cantidad de efectivo disponible, se aseguran de que se paguen las facturas más importantes a tiempo, evitando así posibles contratiempos de provisión de materia prima o servicios que pueden afectar la operación de la empresa.
  4. Planificar inversiones y crecimiento para su empresa. Al conocer los ingresos y gastos futuros, el flujo de caja puede ayudar a planificar la inversión y el crecimiento del negocio. Se puede analizar la capacidad de la empresa para invertir en nuevas oportunidades y tomar decisiones estratégicas basadas en información precisa y actualizada.
  5. Optimizar el tiempo para poder invertirlo en actividades que permitan hacer crecer el negocio. Al contar con información precisa y actualizada sobre el flujo de caja, los gerentes o dueños pueden tomar decisiones rápidas y eficaces, lo que les permite ahorrar tiempo y enfocarse en actividades como planeación estratégica, desarrollo de nuevos productos e investigación de nuevos mercados.

Por este motivo, lo animo a que comience hoy mismo a utilizar correctamente el flujo de caja y estará un paso más cerca de profesionalizar su empresa.

EL AUTOR

Leoncio Barzallo Molina tiene el grado de máster en Dirección de Empresas por el IDE Ide Business School y es ingeniero comercial por la Universidad Católica Santiago de Guayaquil. Es Black Belt 6 Sigma por la Universidad de Caterpillar de Monterrey, México. Entrenado en Coaching Directivo y con experiencia en multinacionales como IASA Caterpillar y Grupo Vilaseca, forma parte de directorios de organizaciones, tales como Bolsa de Valores de Guayaquil, NUTEC América, Transcoralv, entre otros. Actualmente es country manager de Park Rose Chile, presidente ejecutivo de Innovarum, y profesor de Dirección Financiera del IDE Business School.